top of page

Educación digital

Adicción a los videojuegos: un trastorno reconocido

En los últimos años, con el gran impulso que ha obtenido la vida detrás de las pantallas, ha surgido una creciente preocupación sobre la adicción a los videojuegos y su impacto en la salud mental. Este fenómeno ha llevado a que la adicción a los videojuegos sea reconocida como un trastorno en algunos sistemas de clasificación de enfermedades mentales.

Si nos centramos en la definición, la adicción a los videojuegos se caracteriza por el uso excesivo y descontrolado de los videojuegos, lo que resulta en consecuencias negativas para la vida del individuo.


Este trastorno no se trata simplemente de disfrutar de los videojuegos ocasionalmente, sino de la incapacidad de controlar el tiempo dedicado a ellos, afectando áreas fundamentales de la vida, como el rendimiento académico, las relaciones interpersonales y la salud física entre otros.


La inclusión de la adicción a los videojuegos en sistemas de clasificación médica ha sido y sigue siendo un tema de debate, pero en 2018, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio un paso importante al reconocer oficialmente el "Trastorno del juego debido a trastorno de comportamiento y control de los impulsos" en la Clasificación Internacional de Enfermedades. Esta clasificación incluye la adicción a los videojuegos como una condición médica, señalando la necesidad de ayuda y tratamiento para aquellos que la padecen.


Teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente y al ser catalogado como enfermedad, se establecieron unos criterios de diagnóstico. Los criterios para el diagnóstico de la adicción a los videojuegos incluyen la pérdida de control sobre el juego, priorizar los videojuegos sobre otras actividades, persistencia en el juego a pesar de las consecuencias negativas, y la presencia de conflictos interpersonales debido al juego. Estos criterios son similares a los utilizados para otros trastornos adictivos, como el trastorno por juego de azar.


También ocurre que además de los síntomas citados previamente, varios factores pueden contribuir al desarrollo de la adicción a los videojuegos, incluyendo la facilidad de acceso a los juegos, la calidad de la experiencia de juego y vulnerabilidades psicológicas, entre otros. La inmersión en mundos virtuales y la posibilidad de escape de la realidad pueden ser especialmente atractivas para aquellos que buscan evadir problemas emocionales o situaciones estresantes.


Además, existe un factor diferencial para tratar de evitar esta adicción a los videojuegos, como es la prevención, ya que es esencial y se debe promover la conciencia sobre el uso saludable de los videojuegos desde edades tempranas. La educación sobre el equilibrio entre el tiempo dedicado a los videojuegos y otras actividades es fundamental.


En conclusión, la adicción a los videojuegos ha sido reconocida oficialmente como un trastorno, lo que destaca la importancia de abordar este problema de manera seria y proporcionar el apoyo necesario a quienes lo necesitan. A medida que la tecnología continúa evolucionando, es crucial mantener un equilibrio saludable entre la participación en el mundo virtual y en el mundo real.

37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page