• Admin

¿Qué es ese revuelo que se ha montado con WhatsApp?

Hace poco hubo una polémica muy grande con la decisión de WhatsApp de cambiar su política de privacidad. Pero ¿qué ha pasado realmente? ¿Por qué tanto revuelo? Para entenderlo vamos a hacer un pequeño repaso de la historia reciente de WhatsApp.

En 2014 Facebook compró WhatsApp por 19 billones de dólares. El precio que estuvo dispuesto a pagar nos indica la cantidad de dinero que preveían que iban a ganar con esta adquisición.

En el momento de la compra Facebook aseguro que no utilizarían los datos recopilados por WhatsApp para fusionarlos con los que recopila Facebook para ganar más dinero, y que abogaría por la privacidad de los usuarios a la que se dirigía la compañía antes de la adquisición. Al poco tiempo, Brian Acton, cofundador de WhatsApp, al ver la dirección en la que Facebook estaba llevando a WhatsApp y al comprobar que no estaban preocupados por la privacidad de sus usuarios, se fue a la aplicación Signal e invirtió 50 millones de dólares en ella para seguir trabajando en aplicaciones de mensajería que fuesen privadas para sus usuarios.


En 2016 WhatsApp añadió la función de cifrado de extremo a extremo que fue desarrollada por Signal gracias a una colaboración que hicieron, y en ese momento Facebook dejó en manos de los usuarios la posibilidad de que los datos recopilados por WhatsApp fuesen utilizados por Facebook, era opcional.


Ahora, en este último cambio que se retrasa hasta mayo, Facebook obliga a los usuarios de WhatsApp a aceptar los nuevos términos de uso y la nueva política de privacidad que implica la obligación de compartir los que los datos recopilados por WhatsApp con Facebook, terminando el contrato con quién no lo acepte, es decir, que quien no acepte estos cambios no podrá seguir usando la app. Aunque es cierto que estos cambios de momento no se aplican en la Unión Europea, en la política de privacidad de WhatsApp se especifica claramente que los datos que WhatsApp recopila los usuarios son compartidos con las empresas de Facebook aunque no con Facebook especifica específicamente, que no es lo mismo pero tampoco es tan diferente.


Facebook no puede ver los mensajes que se envían a través de WhatsApp, ni los audios o vídeos, pero WhatsApp recopila un montón de información relacionada con los usuarios y con el uso que hacen de WhatsApp: número de teléfono, e-mail, los contactos, información de pago si utilizamos las funciones que WhatsApp ofrece para realizar pagos o enviar dinero a otras personas, nivel de batería del teléfono, tipo del teléfono, lenguaje que utilizamos, zona horaria, interacción con el producto (durante cuánto tiempo al día lo utilizamos, a qué contactos mandamos mensajes, a qué horas, a qué hora mandamos el primer mensaje por la mañana, a qué hora mandamos el último mensaje por la noche, a qué hora nos hemos conectado por última vez, a que nos hemos conectado por primera vez…), la compañía de teléfono que tenemos contratada, el nivel de cobertura que tenemos, la localización de los usuarios…

El modelo de negocio de Facebook se centra en los anuncios por eso recopila toda la información que puede de sus usuarios, para tener el mejor modelo predictivo saber así a quién tienen que enseñar anuncios concretos. Este modelo de negocio hace que sea imposible que una aplicación garantice la privacidad de los usuarios, porque su objetivo es ganar dinero con los datos de los usuarios.


Signal por el contrario, es una asociación sin ánimo de lucro, que tiene como objetivo garantizar la privacidad de los usuarios, y que en gran medida se financia a través de donaciones. Por eso Signal va a ser siempre mucho más privada que cualquier aplicación que tenga como modelo de negocio los anuncios y por ende los datos de los usuarios.

48 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo